La figura del Cid Campeador siempre ha estado envuelta en la polémica. Estudiada por mayores y pequeños, todo el mundo conoce parte de los pasajes de Rodrigo Díaz de Vivar. Además, en estos momentos, su figura ha vuelto a la primera plana tras el lanzamiento de la última obra de Arturo Pérez-Reverte basada en el destierro del Campeador, y la superproducción de Amazon Prime “El Cid”, cuyas primeras imágenes se hicieron públicas hace unas semanas. Sin embargo, es posible pasear por los mismos lugares por los que El Cid dejó su huella en Burgos, una ciudad estrechamente vinculada a la vida del Campeador.

Hablar de Burgos es imposible sin mencionar al Cid Campeador. La figura de Rodrigo Díaz de Vivar está estrechamente vinculada a la ciudad desde su nacimiento y hasta su muerte. En la localidad de Vivar, a 5 km de Burgos, nació el Campeador, lugar en donde comienza el Camino del Cid. La capital burgalesa está repleta de restos y vestigios del paso del Campeador, todos ellos llenos de un enorme atractivo cultural, y que conforman una interesante ruta por la ciudad.

El Solar del Cid, la tradición dice que en este lugar se encontraba la casa del Cid Campeador

Su camino en la ciudad de Burgos arranca en el Solar del Cid, un lugar en el que, según la tradición, tuvo asiento la residencia señorial del Cid Campeador. Actualmente se están llevando a cabo trabajos arqueológicos que tratan de datar exactamente las diferentes épocas de ocupación de este espacio.



La Iglesia de Santa Águeda, en este lugar transcurrió la jura de Santa Gadea

A continuación, hay que acudir a la Iglesia de Santa Águeda, un marco incomparable que dio lugar a la leyenda donde se cuenta que el rey Alfonso VI prestó ante el Cid su juramento de que no había participado en la muerte de su hermano Sancho II. La iglesia de Santa Águeda es posterior a la época en la que vivió el héroe castellano, la actual data del siglo XV, construida sobre la anterior románica. En conmemoración con esta tradición oral de “la Jura” se colocó sobre la puerta un cerrojo de hierro y una pequeña placa que recoge el episodio acontecido.



La Catedral de Burgos, extraordinaria elegancia y excepcional arquitectura

La Catedral de Burgos también está presente en la ruta del Cid, ya que, en un lugar privilegiado considerado el “corazón de la catedral”, bajo el Cimborrio, se encuentra el sepulcro con los restos mortales del Cid y de su esposa, Doña Jimena. En el interior de la Catedral también es posible disfrutar de la Carta de Arras con motivo del enlace con Doña Jimena, que data de 1074, y el Cofre del Cid que también guarda una interesante leyenda, en el claustro.

Fachada y bóveda de la Catedral de Burgos Fachada y bóveda de la Catedral de Burgos


El Arco de Santa María, uno de los monumentos más visitados de Burgos

Muy cercano a la catedral se encuentra el Arco de Santa María con sorprendente fachada en la que aparecen diversos personajes ilustres de la ciudad, incluyendo al propio Campeador, a la derecha del emperador Carlos V, en honor al cual se construyó la fachada. En el interior del arco, destacan varias piezas en honor al Cid, como su presencia entre los personajes representados en la decoración pictórica de la Sala de Poridad, el radio del brazo izquierdo del Cid, la reproducción de la espada Tizona o la edición facsimilar conmemorativa del MC aniversario del Poema del Cid Campeador.

Fachada y detalle del Arco de Santa María Fachada y detalle del Arco de Santa María


La Glera del Río Arlanzón, referenciado en El Cantar del Mío Cid

Cruzando el Puente de Santa María, y a orillas del río, podemos ver un monolito que recuerda la Glera del Río Arlanzón, el lugar donde, según El Cantar de Mío Cid, acampó la primera noche de su destierro el Campeador. Además, en este mismo lugar también tuvo lugar el episodio del Cofre del Cid, tal y como muestra el monumento erigido en honor a dicho episodio.

Monolito en recuerdo de la Glera del Río Arlanzón, donde pasó su primera noche el Cid tras su destierro Monolito en recuerdo de la Glera del Río Arlanzón, donde pasó su primera noche el Cid tras su destierro


Museo de Burgos y su famosa espada Tizona

El siguiente punto de interés lo encontramos en el Museo de Burgos, en donde se conserva la famosa espada Tizona del siglo XI. Además, la colección del museo permite a los visitantes conocer la historia y el arte de la provincia en sus magníficas instalaciones.

Espada Tizona del siglo XI Espada Tizona del siglo XI


Conjunto escultórico, conmemoran los personas que tuvieron relación con el Cid

A continuación, se vuelve a cruzar el río por el puente de San Pablo, antigua Vía Cidiana, en donde el cruce se encuentra flanqueado por un conjunto escultórico que rememora a los personajes con los que tuvo relación el Cid, como Doña Jimena, el Abad Sisebuto, Don Jerónimo o Diego Rodríguez, entre otros.



Plaza del Mio Cid, el punto más emblemático de la ciudad

El último punto de la ciudad y quizá el más emblemático y fotografiado como imagen icónica burgalesa lo encontramos al final del puente, en la Plaza del Mio Cid, en cuyo centro se levanta una obra monumental esculpida en bronce por Juan Cristóbal, con la colaboración del arquitecto Fernando Chueca Goitia, e inaugurada en 1955.

Plaza del Mio Cid Plaza del Mio Cid
Monumento del Cid Campeador en la Plaza del Mio Cid Monumento del Cid Campeador en la Plaza del Mio Cid