Escocia

Texto y fotografías - VisitScotland

No son las regiones más conocidas de Escocia. No tienen la fama de Edimburgo, Glasgow o de las archiconocidas y bellas Highlands. Sin embargo, forman parte del maravilloso paisaje de este país trazado por montañas, valles, lagos y bosques, además de ser un factor muy importante dentro de la tradición y de la cultura moderna, siempre presentes en el paraíso del whisky. Dumfries, Galloway, Wigtown, las Islas Hebridas o las Shetland, pequeñas localidades, ciudades y atolones que encierran una belleza diferente y única, además de un sinfín de sorprendentes mitos, leyendas y costumbres.

Situadas en la zona meridional de Escocia, en la esquina situada más al sudoeste del país, región en la que dejó su huella más profunda el afamado poeta escocés Robert Burns, Dumfries y Galloway constituyen el escape perfecto para el estrés de la vida moderna. Difícilmente puede uno permanecer impasible ante la belleza virgen de sus paisajes, muy distintos a los de las Highlands, pero no por ello menos bellos.

Tierras de labranza y pastos, colinas solitarias y bosquecillos, desérticas playas y, cómo no, la grandiosidad accidentada del Galloway Forest Park, con más de 300 millas de bosques, páramos y lagos, donde frecuentemente otearás ciervos o aves de rapiña, un territorio muy propio para dejarse llevar por la imaginación y evadirse completamente de la vida rutinaria y mundanal.

Los lugares históricos y sus impresionantes monumentos son también puntos de partida ideales para acercarte un poco más a la herencia y tradición de esta tierra. Desde las prehistóricas construcciones de piedra (como los megalitos, dólmenes o monolitos), hasta los símbolos de la llegada de la Cristiandad al país, los castillos medievales y las huellas de las batallas por la independencia de Escocia.

La historia que hay detrás de muchos de estos edificios es más sorprendente que el monumento en sí mismo. Famosos personajes históricos han dejado su huella en Dumfries & Galloway desde hace siglos. Nombres como el del famoso caballero escocés que luchó bajo las órdenes del castellano Alfonso XI, “Black” Douglas y el de Archibald The Grim, tercer conde de Wigtown son sinónimos del Castillo de Threave, la Abadía de Sweetheart está relacionada con Lady Devorgilla, la mujer que la mandó construir en el siglo XIII y decidió conservar el corazón embalsamado de su marido cuando éste murió y la Abadía de Dundrennan con el nombre de Maria Estuardo, Reina de Escocia.

En esta región también encontrarás verdaderas piedras preciosas desconocidas, como un colorido Monasterio Tibetano Budista, Kirkcudbright Artists’ Town, Castle Douglas Food Town y Wigtown, recientemente reinventado como el pueblo nacional de Escocia, dedicado a los libros y que en septiembre celebra un famoso festival, que ofrece una magnífica oportunidad para reunirte con actores y escritores de Reino Unido muy queridos por el público.

Las Islas Shetlands son un lugar como ninguno otro. Situadas a 180 Km. de la tierra firme escocesa, se extienden hacia el norte más de mil cien metros de tierras accidentadas, prados de resistente hierba, ensenadas y acantilados de arenisca, un verdadero paraíso para los amantes de la ornitología, que gozarán contemplando distintas especies de la región como págalos, frailecillos, alcatraces, etc..

Estas islas se caracterizan también por su intensa vida cultural, de influencia claramente vikinga, y donde la música tradicional es la principal protagonista de cualquier fiesta y evento que se celebre (el festival de Folk, el Festival de Acordeón y Violín, y como no podía ser menos, el festival vikingo más importante, donde el fuego cobra una importancia vital, el Up Helly Aa).

En las Shetlands es muy común encontrarse con restos de la Edad de Bronce y de Piedra, así como signos de la antigua cultura escandinava que ocupó el lugar. Lerwick es la ciudad más importante de todas las islas, con sus estrechas calles plagadas por una gran selección de tiendas y el Shetland Museum, que abrirá esta primavera y en el que se exhibe la historia y la cultura de las islas, donde cobran vital importancia las salidas al mar, el arte contemporáneo e incluso los textiles de la región, que se han confeccionado durante toda la historia.

Las Hébridas, más conocidas como las islas del Oeste, son una cadena de más de cien islas que se extienden a lo largo del Atlántico frente a la costa noroeste de Escocia. Constituyen el corazón del idioma gaélico y están formadas por espléndidas playas unidas a prados de arena de concha (llamada machair) cubierto de flores silvestres. Forman un enclave místico dentro de Escocia ya que sus habitantes han intentado mantener intactas su forma de vida y creencias religiosas, uno de los entornos más salvajes y llenos de misterio del continente europeo.

El conjunto de islas se dividen en dos grupos: las Hébridas exteriores, cuya isla más importante es Harris y Lewis, y las Hébridas interiores; cada una de ellas está envuelta en su propio encanto. En Lewis se pueden visitar restos prehistóricos como los famosos menhires de Callanish, una cruz realizada con 54 cantos datada en hace más de cinco mil años. Esta es la isla más enigmática de todas, su población es muy conservadora y religiosa y se dice que en ella se guardan las verdaderas raíces culturales escocesas.

mas información sobre
Escocia

Para mas información sobre Escocia entra en www.visitscotland.com. Para información en castellano: www.visitscotland.com/es y en catalán: www.visitscotland.com/ca.

Para llegar a Edimburgo por avión desde:
Madrid: www.britishairways.com, www.easyjet.com (nuevo vuelo directo)
Barcelona: www.flyglobespan.com

Para volar a Glasgow desde Barcelona:
www.flyglobespan.com,
www.easyjet.com y
www.ryanair.com.


Texto y fotografías - VisitScotland
PORTADA
Sitemap | Aviso legal |